Los que nos desarrollamos en la carrera de ventas, podemos constatar lo anterior. Tener una buena actitud en ventas es equiparable a ser un deportista y estar en “la zona”.

Si analizamos nuestros resultados, podemos darnos cuenta que cuando nos sentimos bien, estamos contentos, sonreímos y todo se nos resbala, los resultados que obtenemos son sumamente buenos. En cambio, cuando tuvimos un mal día, peleamos con alguien del trabajo o algún miembro de la familia, llegamos tarde o pasamos un mal momento en el traslado a nuestra cita de ventas, los resultado son resultan ser los mas favorables.

Es importante ser consciente de lo anterior ya que, si bien es imposible controlar todos los imprevistos que nos rodean, lo que si es posible es realizar algún ritual previo a tus citas de negocio que te ayude a entrar en la zona. He escuchado en mas de una ocasión la sugerencia de tomar una posición de poder por un minuto previo a entrar a una cita. Una posición de poder es como la de La mujer Maravilla o la de Superman. También es buena idea tomarte unos minutos para recordar algún momento maravilloso de tu vida. Todos tenemos ese recuerdo que, en cuanto se manifiesta en tu mente, automáticamente dibuja una sonrisa en tu rostro. ¿A poco no?  Por algo se dice que “recordar es volver a vivir”.

Pues dicho lo anterior, quiero invitarte a tener muy presente la importancia de una buena actitud y a practicar lo que sea que te funcione para poder mantenerla tanto en tus ventas como en el resto de tu vida.

¡Hasta pronto!

Alvaro Aldrete

@alvaroaldretem