Hace unos días visité a mi papá y me preguntó: ¿Sigues en el negocio de los seguros de muerte?

Aunque no me sorprendió la pregunta ya que, en estricto sentido eso es lo que son, considero importante resaltar que hoy en día existen diversos usos y razones para contratar un seguro de vida que no se limitan solamente al beneficio por fallecimiento.

A continuación, te comparto las que considero son las principales razones para adquirirlos.

1. Para proveer seguridad financiera a la familia: 

Cuando el principal proveedor de una familia fallece, se debe encontrar la forma de sustituir sus ingresos. Desafortunadamente esto no es tarea fácil. Los gastos fijos como: educación, alimento, luz, agua, teléfono; continúan mes con mes y asumirlos se convierte en un verdadero dilema para el cónyuge sobreviviente. Una de las más importantes características de un Seguro de Vida es la de crear capital en el momento que más se necesita. 

2.- Proteger tus ahorros

Las compañías aseguradoras son un lugar sumamente seguro para depositar no solo tus ahorros a largo plazo, sino también los del corto. En México, todos los bienes y valores de los clientes están protegidos ante cualquier posible quebranto económico de una compañía de seguros. (Arts. 126, 127 y 129 LGISMS). La mayoría están altamente calificadas por las principales agencias calificadoras de riesgo y están supervisadas por de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas. Adicionalmente, en caso de fallecimiento, los beneficiarios reciben el dinero libre de impuestos. 

3.- Para garantizar los estudios de tus hijos

La mejor herencia que podemos dejarle a nuestros hijos es la educación.  Según el IMCO (Instituto Mexicano para la Competitividad)

La educación universitaria privada de los hijos cuesta en promedio $800,000.00 pesos.  Si desde sus pocos días de nacidos comienzas a ahorrar para su educación, además de que tendrás rendimientos atractivos, la carga será menor al dividirla en un mayor número de años y, por si fuera poco, en caso de que fallezcas antes de que tus hijos lleguen a esa etapa, estos instrumentos tienen integrado un fideicomiso para que el dinero que querías ahorrar este disponible justo cuando tengan la edad para entrar a la universidad.  

4.- Para tu jubilación

Uno de los mejores instrumentos para complementar la planeación de tu retiro son los seguros de vida diseñados para este propósito.  Principalmente porque:

  1. Tendrás un Seguro de Vida e Incapacidad.
  2. Ahorrarás de forma ordenada constante y sistemática.
  3. Tus ahorros estarán protegidos de la inflación o de una devaluación.
  4. Obtendrás rendimientos sumamente atractivos.

5. Para financiar impuestos: 

Los herederos no podrán tener acceso a los bienes de un difunto sin pagar impuestos al gobierno. Estos son, en promedio, de un 30% dependiendo de los bienes heredados. Es sumamente importante analizar los gastos que tendrán que realizarse y hacer una planeación acorde. 

6. Para comprar acciones de un socio: 

La mayoría de los empresarios tienen socios.  Si alguno de ellos dejara la empresa a causa de muerte o incapacidad, esto traería problemas a la misma. Uno de los más importantes seria encontrar la forma de pagar las acciones de dicho socio a los herederos.  Son pocos los socios que entran dispuestos a hacer el 100% del trabajo por el 50% de las ganancias.  Por lo tanto, habría necesidad de dinero inmediato para resolver este problema.  Y este dinero puede aparecer inmediatamente si los socios cuentan con un Seguro de Vida por una suma asegurada equivalente al valor de su participación accionaria de la empresa. 

7. Cubrir el riesgo de invalidez 

Podríamos llegar a pensar que, si no tenemos dependientes económicos, probablemente no necesitamos un Seguro de Vida.  Sin embargo, uno de los beneficios mas importantes que puede incluirse en estos seguros es el beneficio de incapacidad total y permanente.  Este consiste en que el asegurado recibe en vida la Suma Asegurada en caso de sufrir invalides.

Recuerda que:

“Los seguros de vida NO se compran en función a las probabilidades SINO en función a las consecuencias”.

Si aún no cuentas con un asesor de confianza, con mucho gusto me pongo a tus órdenes para ayudarte a asegurar tu futuro financiero.

¡Hasta pronto!

Álvaro Aldrete