Los riesgos o amenazas, pueden tener consecuencias importantes en nuestra vida en caso de materializarse.

Sin embargo, cuando hablamos de riesgos, tenemos opciones.

Los riesgos se pueden:

  • Evitar.
  • Mitigar.
  • Transferir.
  • Asumir.

Evitar: consiste en cambiar las condiciones para eliminar totalmente el riesgo.

Mitigar: es llevar a cabo acciones concretas que disminuyan, ya sea la probabilidad de aparición del riesgo, o su impacto si acaba materializándose.

Transferir: consiste en trasladar el impacto negativo del riesgo hacia un tercero.

Asumir:  es hacerse responsable en la totalidad del riesgo y en caso de que este ocurra, pagar las consecuencias.

Ejemplo:

El pronóstico del tiempo anuncia una alta probabilidad de tormenta.

Evitar: Sería NO SALIR

Transferir: Contratar a una persona o empresa para que salga en mi lugar y pagarle por hacerlo.

Mitigar: Tomar ciertas precauciones como: Paraguas, abrigo y rompevientos, carga en el celular, etc.

Asumir: Salir sin tomar ninguna precaución y en caso de lluvia, aceptar las consecuencias.

La decisión de qué hacer con los riesgos, debemos tomarla en función a 2 variables:

1.- Probabilidades.

2.- Consecuencias.

En algunas ocasiones, la probabilidad de que ocurra un riesgo puede ser demasiado alta, pero las consecuencias no lo serán tanto.  En cambio, habrá otros casos donde la probabilidad de que el riesgo ocurra es sumamente baja pero las consecuencias pueden ser desastrosas.

Ejemplo:

Cuando te transportas, en un coche con un bebé, aunque se por una distancia sumamente corta, optarías por poner al bebé en la silla diseñada para protegerlo.  No por la probabilidad de tener un accidente sino por las terribles consecuencias de tenerlo y no haberlo puesto en la silla.

Ejercicio:

Haz un listado de los riesgos en tu vida y en tu negocio.

Identifica tanto las probabilidades de que suceda como las consecuencias. Evita a toda cosa ser optimista cuando hagas el ejercicio.  Después de analizar ambas entonces decide que harás al respecto.

  • Evitarlas, Mitigarlos, Transferirlos o Asumirlos

Asumir normalmente es buena estrategia para amenazas menos críticas y con menos impacto, las opciones de: evitar, mitigar y transferir habitualmente son eficaces para riesgos mas altos, en las que tratar de tomar acciones podría ser incluso más costoso que el propio problema si aparece.

Video:

https://www.instagram.com/tv/CAIvhbunJda/?igshid=1vurrm71n3si1

¡Hasta Pronto!

Alvaro Aldrete

@alvaroaldretem