Me he dado cuenta que hay mucha información referente a los Seguros de Vida que algunos desconocen.

En mi opinión, el Seguro de Vida es como un “Ferrari” al que le damos uso de “vocho”.

A continuación describo algunos de los beneficios que no todas las personas conocen acerca de los Seguros de Vida y que pueden ser de gran utilidad.

Podemos hacer deducible nuestro ahorro para el retiro.

Si lo utilizamos, el Seguro de Vida como Plan Personal de Retiro (PPR), la Ley del ISR permite a las personas

físicas deducir anualmente un porcentaje de sus ingresos. Esta cantidad varía según el área geográfica dónde radica la persona.

Están protegidos de la inflación o de una devaluación.

Los planes de seguro han evolucionado dramáticamente con el paso de los años. Hoy en día nuestros ahorros pueden estar protegidos de la inflación si los hacemos en (Unidades de Inversión), o podemos protegerlos de una posible devaluación al elegir la opción de los dólares americanos.

Están regulados por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF)

Las compañías aseguradoras no están reguladas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores sino que están reguladas por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas.

Las compañías de seguros en México no pueden quebrar.

El Seguro de Vida es un Instrumento Financiero respaldado por las Reservas Técnicas de una aseguradora. ¿Qué quiere decir eso? Que una parte de la prima se va a un “Fondo” que se llama Reservas Técnicas y que sirven para que así la aseguradora garantice ante la ley ese compromiso de Largo Plazo contraído con el cliente. Es por eso que una aseguradora en México no puede quebrar. No conozco otro instrumento con tal respaldo.

Los asegurados son accionistas de la compañía.

Algunas compañías de Seguros son “Empresas Mutualistas”, esto significa que los dueños de las pólizas son también accionistas de la compañía aseguradora.

Ofrecen altos rendimientos.

Si utilizamos los seguros como instrumento de ahorro, la mayoría de los planes ofrecen rendimientos muy superiores a los que ofrece el mercado. Especialmente a las personas que no pueden ahorrar grandes cantidades de dinero. Las tasas que ofrecen los instrumentos comunes están por debajo de la inflación y los costos de manejo de cuenta y comisiones son muy elevados. En cambio, los instrumentos de ahorro de las compañías aseguradoras ofrecen rendimientos superiores a la inflación si están en UDIS (Unidades de Inversión), en su mayoría no cobran manejo de cuenta ni comisiones de ningún tipo. Tienen esquemas con tasas garantizadas en UDIS (Unidades de Inversión) y en dólares; y también ofrecen alternativas de ahorro e inversión en fondos de renta variable con riesgos moderados.

Nota: Con lo anterior no pretendo desvirtuar la finalidad principal del Seguro de Vida que es la de protección, sino que al ser aprovechado como instrumento de ahorro e inversión, es sumamente competitivo.

Las compañías de seguros SÍ pagan.

Existe el mito que “las aseguradoras no pagan”; sin embargo, la mayoría de las veces se debe a que se reclama algo de lo que no se tiene derecho, ya sea porque el seguro no se pagó a tiempo, o era un riesgo excluido en las condiciones de la póliza. Adicionalmente existe la CONDUSEF (Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros) que es un organismo descentralizado, cuyo objeto es promover, asesorar, proteger y defender los derechos e intereses de las personas que utilizan o contratan un producto o servicio financiero ofrecido por las instituciones financieras que operan dentro del territorio nacional, así como también crear y fomentar entre los usuarios una cultura adecuada respecto de las operaciones de servicios financieros.

Los seguros de Vida son baratos.

Un Seguro de Vida cuesta mucho menos de lo que imaginamos. Un seguro de Vida de $1’000,000 (Un millón de pesos) para un hombre de 40 años de edad Tiene un costo anual de $2,515.00* (Dos mil quinientos quince pesos) esto representa el 0.25% del beneficio. En cambio, el seguro de un auto con un valor comercial de $150,000.00 (Ciento cincuenta mil pesos) tiene un costo anual de entre $8,180.00** (Ocho mil ciento ochenta pesos) y $9,995.00** (Nueve mil novecientos cincuenta pesos). Esto representa un porcentaje de entre el 5.45% y el 6.63% del valor total del automóvil.

Las compañías de seguros de Vida son un gran negocio.

¡Claro que lo son!, ya que, de cada 1,000 mexicanos asegurados, morirán 4.9 en el año. A la compañía de seguros esas 4.9 personas le representa solamente el 0.49% de sus clientes y tiene 99.51% que continuarán pagando las primas. Esto hace que sea muy rentable. Desafortunadamente para la familia del fallecido representará una perdida de hasta el 100% de los ingresos.

Nota: Lo anterior tiene fundamento en las Leyes de México.

¡Hasta pronto!

Alvaro Aldrete

@alvaroaldretem