Hace un par de años tuve una reunión con un amigo de 40 años de edad que en ese entonces deseaba asegurarse por $1’000,000 de dólares.

Le recomendé un seguro de vida vitalicio con aportaciones limitadas donde aportaría $18,180 dólares cada año durante 20 años y quedaría asegurado de por vida.

Él me pidió un seguro temporal de protección pura por la misma suma asegurada, donde sus aportaciones quedaron de tan solo $3,815 dólares cada año durante 20 años ($76,300 dólares en total), con la diferencia que, pasados los 20 años, en caso de supervivencia, su plan ya NO estará en vigor y contratar un seguro de vida con las mismas condiciones en ese momento, a sus 60 años, tendría un costo de $18,955 dólares cada año durante 20 años mas ($379,100 dólares mas). Y si llega con vida a los 80, que hoy en día es MUY PROBABLE, entonces ya no será asegurable.

Dado que el seguro vitalicio con aportaciones limitadas, tienen un valor de rescate, su análisis fue el siguiente:

Si aporto en total $363,600 dólares y no me muero, voy a recuperar tan solo $456,427 (125%) al final del año 20.  Es justo aquí donde está mal entendido el concepto.

Ya que la realidad es:

Aportaría solo $363,600 dólares, en plazos y garantizaría $1’000,000 de dólares a su familia justo en el momento que más lo necesiten.

Que no se nos olvide que los seguros de vida NO son una inversión sino un instrumento para trasladar un riesgo.

Si deseas conocer mas al respecto, con gusto te puedo asesorar.

¡Hasta pronto!

Álvaro Aldrete

@alvaroaldretem