Hoy es mas evidente que nunca la forma como ha cambiado el mundo.  

Anteriormente el teléfono era alámbrico y servía solamente para comunicarte verbalmente y a distancia con otra persona, hoy en día el teléfono es una computadora portátil sumamente poderosa con la capacidad de resolver todas tus dudas desde personajes históricos hasta como conducir a tu destino por el camino menos transitado.

Ya no es necesario invertir horas en las tiendas para comprar tus artículos favoritos, basta con un click para encontrar lo que buscas en el tamaño y/o talla que lo deseas y en menos de 48 horas estará en la puerta de tu hogar.  

Hasta la ir a la escuela hoy en día es tan sencillo como abrir tu computadora portátil en la comodidad de tu hogar.

La expectativa de vida también cambió de 59.9 años promedio en 1970 a 75.2 en 2020.  Lo anterior según El Consejo Nacional de Población (CONAPO).  Aunque hoy podemos encontrar artículos de revistas reconocidas que nos indican que puede ser de mas de 100 años.

A pesar de los grandes cambios que hemos visto en el Mundo, la edad de retiro, por ley, NO ha cambiado.  El 12 de marzo de 1973 se publicó en el Diario Oficial, la Ley del Seguro Social, que entró en vigor a partir del 1 de abril del mismo año que indicaba que para retirarse era necesario tener 60 años por cesantía o 65 años por vejez.  Hoy, aunque la ley que está en vigor si cambió a la del 97, las edades de retiro no han modificado.

La planeación de tu retiro también cambió.  Principalmente porque, en el siglo pasado era poco probable alcanzar con vida la edad de retiro y adicionalmente, era normal tener muchos hijos y que entre todos se hicieran cargo de los adultos mayores de la familia por un periodo de tiempo corto.

Hoy vivimos una realidad muy distinta.  El mundo está envejeciendo, cada día son mas las personas que alcanzan y rebasan los 100 años de vida, los restaurantes, hoteles, centros comerciales, etc. están llenos de personas mayores de edad sumamente activas y con mucha vialidad.  Es por lo anterior que es indispensable hacer una buena planeación para alcanzar tu independencia financiera al llegar a tus 65 años.

En lo primero que debes pensar es en tener un esquema de rentas vitalicias que te permita solventar tus gastos mínimos indispensables como: techo, comida, medicinas y WiFi y todo lo demás podrás solventarlo con una combinación de alternativas que se adapten a tus necesidades y aversión al riesgo.

¿Estás preparado?

Si aún no cuentas con un asesor de confianza, permíteme ayudarte a garantizar tu futuro financiero.

¡Hasta pronto!

Álvaro Aldrete

@alvaroaldretem