Comprar:

auto de rico 

casa de rico 

agua mineral de rico

ropa y accesorios de rico

                                                      sin serlo…

“No es más rico quien más tiene sino el que menos necesita”.

Dicho esto, el punto es que, la cantidad de cosas que disponemos o podemos llegar a poseer no está directamente relacionada con el nivel de riqueza de las personas. 

Vivimos en un mundo consumista, las personas poseemos un afán por tener bienes materiales y servicios que proporcionen el máximo confort y una búsqueda de sensaciones intensas y extremas, que nos aleja de la verdadera riqueza que es alcanzar la independencia financiera a temprana edad.

Recuerdo cuando obtuve mi primer trabajo formal, en cuanto recibí mi sueldo, lo primero que hice fue correr a la agencia automotriz a comprar un auto último modelo. Definitivamente era un coche que me encantaba, pero tristemente trabajaba para mantenerlo ya que, mas de la mitad de mi sueldo se iba a pagar las mensualidades del auto y con la otra parte pagaba la gasolina y el mantenimiento del mismo.

En las mismas fechas, mi mejor amigo, conducía un auto usado y viejo que, al igual que el mío, lo llevaba y traía a todos lados con la diferencia que él, mes a mes usaba su sueldo para comprar maquinitas de vídeo que instalaba en tiendas a las afueras de la ciudad y estas le generaban un ingreso residual.

Al cabo de unos años, mi amigo pudo comprarse un auto último modelo con los ingresos residuales que obtenía de sus maquinitas y además le sobraba dinero para mantener su estilo de vida, ahorrar y seguir comprando mas maquinitas.

Uno de los secretos para alcanzar la independencia financiera es gastar menos de lo que ganas.  Yo diría MUCHO MENOS de lo que ganas.  Y para lograrlo hay que poner un límite en nuestros gastos y adaptarnos a este.  Me he dado cuenta que, para la mayoría de las personas, el límite que ponen para sus gastos es igual al tope de sus ingresos.  Esta ecuación jamás nos llevará a la independencia financiera. 

La mayoría de los empresarios mas ricos del mundo, gastan menos en autos, casas y accesorios que varios de sus empleados.  

Si las personas económicamente activas echamos un vistazo al pasado, nos daremos cuenta que, sin importar cuánto hayan aumentado nuestros ingresos, normalmente no nos alcanza para ahorrar.  Esto es porque, tan pronto recibimos un incremento en nuestros ingresos, hacemos ajustes inmediatos a nuestros gastos y pensamos, equivocadamente, que gastar en cosas de lujo nos convierte en ricos cuando es justo al revés, gastar en lujos nos aleja mas y mas de la independencia financiera que es la verdadera riqueza.

Una persona rica NO es la que gasta más, sino la que puede vivir cómodamente sin necesidad de trabajar.  Para lograr esto, es necesario, desde el inicio de la vida productiva de las personas, ajustarse a un presupuesto que sea mucho menor a los ingresos para con la diferencia generar un ahorro que, cuando sea lo suficientemente grande, se pueda invertir y generar ingresos residuales que sean superiores a sus gastos.

Algunos de los libros que mejor lo explican son:

El millonario automático: Un plan poderoso y sencillo para vivir y acabar rico.
– David Bach
Padre Rico, Padre Pobre. 
– Robert T. Kiyosaki

Considero que desde niños nos deberían de enseñar a administrar el dinero. Sigo sin entender por qué no es una clase que se imparta desde la primaria.  Desafortunadamente, el tema de la administración del dinero sigue siendo TABÚ.

Si verdaderamente aspiramos a la independencia financiera, es indispensable que nos cambiemos el chip de consumistas y comencemos a llevar una vida mas congruente y moderada.

Con mucho gusto me pongo a tus órdenes para ayudarte a asegurar tu futuro financiero.

¡Hasta pronto!

Álvaro Aldrete