¿Cómo planeas tu retiro correctamente?

Igual que como te comes un elefante, poco a poco, pero con constancia. 

Todos sabemos que nos vamos a morir, el problema es que no sabemos cuando. 

Cuando presentamos, a nuestros clientes y prospectos, la opción de rentas vitalicias en sus planes de ahorro para el retiro, una de las preguntas más frecuentes que nos hacen es: ¿Si me muero al poco tiempo, todo lo que ahorré se pierde? 

Y normalmente ahí les damos varias respuestas como: Ya que lleguemos a esa edad, dependiendo de cómo estén las cosas podrás elegir entre rentas o tomar tu dinero en una solo exhibición e invertirlo.  Si bien lo anterior es absolutamente cierto, la respuesta mas honesta debería ser:

Si te mueres al poco tiempo…, ¡qué más da! Lo malo sería vivir mucho sin dinero…

La mejor forma de planear tu retiro es por etapas. 

Cuando llegas a tu etapa de retiro, digamos los 65 años de edad, lo ideal sería poder garantizar el resto de tu vida con un ingreso vitalicio que venga de todas las inversiones que hiciste durante tu vida productiva. 

Pero calcular una renta vitalicia infinita puede ser sumamente complejo

Ahora bien. La probabilidad de llegar a los 65 años es sumamente alta y llegar a los 90 es menos probable. 

Y al igual que las probabilidades, existen instrumentos en el mercado que se rigen con las mismas. 

Si comenzaste un poco tarde a hacer la planeación de tu retiro, mi recomendación es que te enfoques en garantizar 25 años. Y tu manutención de los 90 en adelante lo traslades a un instrumento que, por la baja probabilidad de que llegues a esa edad, será sumamente accesible y te ayudará a que tu planeación sea menos compleja. 

Si quieres conocer más al respecto y aún no cuentas con un asesor de confianza, con mucho gusto me pongo a tus órdenes para ayudarte a asegurar tu futuro financiero.

¡Hasta pronto!

Álvaro Aldrete