¡Ahora sí! Logra tus metas y objetivos

En el Blog anterior hablamos de la importancia de tener un plan de trabajo para lograr tus propósitos. Una vez que comprendemos la importancia de tener un plan, el punto siguiente es tener o desarrollar la capacidad de seguirlo al pie de la letra sin importar las condiciones externas (las dificultades que pueden aparecer, los imprevistos, etc.) o las internas (si tienes ganas, si te desanimas, si crees o dudas…, etc.) y para eso, necesitas tres cosas:

a) Orden
b) Disciplina
c) Constancia

Orden

Para el caso del orden, es poco lo que pueda decirte que ya no sepas. Quizás, señalarte, o recordarte, que la disciplina pueda existir y mucho menos prosperar en un entorno desordenado. Esto aplica tanto para el espacio que habitas y desde luego tus estados de ánimo. Así que, si estás desordenado, debes empezar por ahí.

Disciplina

Entrando en el terreno de la disciplina, me gustaría resaltar no tanto la importancia de tenerla para cumplir con tu plan de trabajo, porque sin ella, sin la disciplina, da lo mismo que tengas un plan o que no lo tengas.
Adquirir el hábito de la disciplina, ¡puede ser todo un desafío! Conozco algunas personas que pareciera que nacieron con ese “chip” y de forma natural son disciplinadas en prácticamente todos los aspectos de su vida. Hay otros que, en los que me incluyo, ser disciplinados nos cuesta un poco más. Con lo anterior te quiero decir que la buena noticia es que, al ser disciplinado, también se aprende!

Constancia

La constancia se refiere al valor y la cualidad que poseen algunas personas en cuanto a ser perseverantes y determinados ante un propósito o decisión. Podríamos decir que la constancia es el resultado de la repetición. Es decir, realizar la misma actividad una y otra vez hasta que esta se convierta en un hábito.
Por tanto, se considera que una persona es constante cuando es responsable y trabaja arduamente en lograr sus metas.

Como lo platico en mis conferencias, aprovechar la energía de la Motivación que proviene de tus metas. Alcanzar nuestras metas y objetivos nos ilusiona a todos. Ese deseo de superarnos, de alcanzar y conquistar nuestra mejor versión nos impulsa a mejorar, a resistir en momentos de adversidad y a dar siempre un paso más.

“El cambio puede ser peligroso, pero el quedarse estático, puede ser mortal”.

Deseo que estos conceptos te sean de gran utilidad.

¡Hasta pronto!

Álvaro Aldrete